Talentos extraordinarios, dos escolares

Dato. Sebastián Rosales y Danna Padilla aprendieron a leer a los 3 años. En 5 años 15 estudiantes tienen esta calificación 'especial' en el departamento cruceño. Sebastián Rosales aprendió a leer a los tres años y medio, su padre Juan Carlos fue quien le enseñó. Así que cuando ingresó a kinder sus conocimientos eran más avanzados que del resto.

 

 

De hecho sucedió lo mismo en los siguientes dos años, Hasta que en esta gestión fue evaluado por personal de la Dirección Departamental de Educación (DDE) y lo calificaron como "estudiante con talento extraordinario" por lo que lo promovieron un curso; pasó de 3ro. a 4to. de primaria a inicios de año. Similar trayectoria tuvo Danna Padilla, quien aprendió a leer a la misma edad, igual con ayuda de sus padres. Este año ella es la otra estudiante calificada con cociente intelectual  (IQ) superior al promedio. Este proceso se realiza cada gestión a inicios de año y tanto los maestros como padres de familia son los que pueden postular a los escolares para la evaluación. 

Aprendió disciplina desde pequeño. La madre de Sebastián, Angélica Pacheco, destacó que desde pequeño era inquieto y tenía interés en aprender cosas nuevas. "Su padre lo incentivó. Le enseñó disciplina. Cuando ingresó a kinder ya sabía leer y escribir y hasta multiplicar, pero entonces no lo pudieron subir de curso hasta ahora", enfatizó. 
Sebastián estudia en la unidad educativa, Villa Primero de Mayo, aún en su nuevo grado se destaca por sus buenas calificaciones. La literatura y su fluidez en la comunicación que demuestra principalmente en las exposiciones de  las distintas materias son algunos de sus fuertes. "Soy disciplinado. Leo a diario la Biblia y aprendo cosas nuevas todos  los días. Cuando sea grande quiero ser científico", aseveró. 

Pasa clases de matemáticas por  distracción. Danna es hija de un músico y una fisioterapeuta, ambos fueron los que inculcaron la pasión por el aprendizaje a su hija, enseñándole a leer fluido antes de inscribirla a kinder. El director de la unidad educativa Grigotá, Roly Senzano, enfatizó que desde el nivel inicial notaron el interés por el aprendizaje que tiene Danna. A ella este año le tocaba 3ro. de primaria, pero desde el segundo bimestre pasa clases en 4to. Incluso con este cambio solicitó a sus padres inscribirla a clases particulares de matemáticas. "Esta materia (matemáticas) es mi preferida. Aprendo rápido. Ahora en las clases particulares pasamos en un solo salón estudiantes de cuarto, quinto y sexto. Así que estoy más adelantada que mis compañeros de colegio. Estas clases no son de nivelación son por distracción", resaltó.

A la fecha 15 estudiantes tiene esta calificación. El responsable del programa de Talentos Extraordinarios, Carlos Narváez, enfatizó que este año evaluaron con diversas pruebas ya establecidas a seis postulantes y de estos  tres tenían IQ elevado, pero uno no "saltó" curso por su grado de madurez emocional. Explicó que esta es la principal dificultad que detectan en los estudiantes. "Para ayudar a sus hijos los padres desde pequeños les deben de enseñar a resolver sus problemas solos. A ser independientes", enfatizó. El programa funciona desde el 2013 y a  la fecha promovió un curso a 15 estudiantes, de estos 13 están aún en la escuela, dos ya salieron bachiller. 

Postulaciones. Se realizan a comienzos de año, el padre, tutor o el mismo maestro debe informar al director del establecimiento sobre el posible niño "con talento extraordinario". Es la última autoridad la que solicita, máximo en el primer semestre de cada año, la evaluación al centro especializado que funciona en Cotoca. 
El año pasado ningún estudiante fue promovido como talento extraordinario. Las pruebas incluyen desarrollo cognitivo y emocional y hasta entrevista a los padres de familia y a los maestros. 

2 Semanas
Es el promedio de duración de las evaluaciones. 

Fuente: El Dia 

Licenciatura en 4 años